Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cómo y porqué cambiarse a trámites en línea

El 2020 fue el año en el que la evolución digital marcó una nueva etapa para la competitividad y la transformación tecnológica tanto de empresas como de gobiernos.

Y es que, debido a las restricciones de movimiento por la pandemia de la COVID-19, la realización de trámites, entre otras actividades a distancia, pusieron a prueba las capacidades técnicas y humanas de distintos sectores.

Actualmente, México cuenta con casi 400 millones de trámites federales y estatales que, en promedio, cuestan 9.10 dólares, y en su mayoría se siguen haciendo de manera presencial al igual que en gran parte de América Latina. Pero, ¿Qué significa realmente realizar un trámite en nuestro país?.

Largas filas y horas de espera, funcionarios desinformados, altos costos y requisitos excesivos. Estos son sólo algunos de los obstáculos burocráticos a los que se enfrenta un mexicano de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI).

Y es que aquí, registrar una propiedad o abrir un negocio no es tarea sencilla. De acuerdo al informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), El fin del trámite eterno, se identificaron tres grandes grupos de ciudadanos con base en su reacción ante este fenómeno: los que sufren, los que pagan y los que tiran la toalla.

Mientras los primeros pueden llegar a tardar hasta 5.4 horas realizando un trámite, los segundos prefieren recurrir a la corrupción para “agilizar” (como fue visto recientemente) el procedimiento, siendo los terceros quienes deciden regresar a su casa sin éxito o, de lo contrario, prefieren evadir la experiencia. Esto sin tomar en cuenta la creciente desconfianza generada por las instituciones, resultado de esta situación.

Sin embargo, no todo está perdido, ya que el mismo BID asegura que digitalizar los trámites en México podría ahorrar hasta 3.3 mil mdd. entre insumos y contratación de personal.

Entonces, ¿Cuál es el siguiente paso en este proceso?.

Involucrar al sector privado con el público para la construcción de identidades digitales.

Hasta hoy, la identificación de las personas al momento de acceder a ciertos servicios se ha basado en interacciones cara a cara o en documentos oficiales. Pero las nuevas formas de economía y transacciones digitales obligan a desarrollar también nuevas formas de verificación y autenticidad para demostrar que somos quienes decimos ser al otro lado de una red electrónica.

A diferencia de un papel, el crear una única identificación digital permite a cualquier persona autenticarse de manera remota en tan sólo unos segundos a través de distintos medios en línea y tener control sobre la información proporcionada y quién accede a ella, según un estudio de McKinsey Global Institute.

Además, representa un paso hacia el crecimiento económico de los gobiernos y las instituciones al acercar a los ciudadanos a servicios más sencillos, accesibles y proactivos en materia de educación, apertura de cuentas de banco y oportunidades laborales, entre otros.

Pero para que un sistema de identidad funcione correctamente, es necesario contar con un buen registro civil de la población, como aseguraba el ex presidente de Estonia, Toomas Hendrik en una entrevista para El Comercio, al decir que una identidad digital con fuerza legal era el primer paso para garantizar que eres tú quien dices ser. Además, éste debe ser confiable y ofrecer una experiencia de usuario simple, rápida y efectiva al ciudadano.

Por eso, en XPass diseñamos una solución basada en las necesidades y en los procesos actuales de las empresas y en la satisfacción de sus clientes de una manera económica, segura y fácil de implementar.

A través de nuestra plataforma, las corporaciones podrán recopilar la información de sus usuarios de manera instantánea, reduciendo considerablemente los costos de verificación y trámites.  Además, con Xpass el tema de la privacidad y protección de datos ya no es un problema, ya que cada cliente es el responsable de crear su propio perfil a través de su dispositivo móvil y de dar su consentimiento para poder compartirlos.Sin dejar de lado lo fácil que es acceder  a varios servicios y confirmar transacciones en tan sólo dos pasos. 

Si bien la creación de identidades digitales representa el primer paso para aprovechar las economías digitales actuales, es importante aclarar que es igual de importante crear ecosistemas de identidad de confianza que nos ayuden a alcanzar un mayor nivel de privacidad y seguridad. 

¿Te gustó? ¡Suscribete aquí!

¡Enviamos todos nuestros nuevos artículos directamente a tu bandeja!

Más Artículos?

Solicita una consulta

Obtén una consulta gratuita con nuestro equipo especializado en procesos digitales

Close Bitnami banner
Bitnami